27.05.2019 |

Un emprendimiento interdisciplinar

Estudiantes de FCEE, FIUM y FDER trabajan juntos en un proyecto que busca optimizar procesos jurídicos. Reciben apoyo de Initium y financiamiento de ANII

De izquierda a derecha: Javier Galperín (FDER), Macos Macedo (FIUM) y Mathías Loira (FCEE).

En medio de un trámite legal que hizo Mathías Loira el año pasado, descubrió que su abogado “dedicaba mucho tiempo a tareas burocráticas que no agregaban ningún valor” a las gestiones ni a él como cliente. El estudiante de Dirección y Administración de Empresas se preguntó entonces si habría alguna manera de mejorar estos procesos a través de la tecnología. Con esta idea en la cabeza, se presentó a Initium, el centro de liderazgo, emprendimientos e innovación de la UM. Al escuchar su planteo, lo vincularon con un alumno de Ingeniería en Informática: Marcos Macedo. Luego, a través de un contacto en común, conocieron a Javier Galperín, que cursa Derecho. Así surgió un equipo interdisciplinar que en este momento recibe apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

Los estudiantes explicaron que su proyecto consiste en una plataforma que integra distintos servicios que ofrecen a estudios jurídicos, abogados y jueces la posibilidad “de trabajar de manera más eficiente, práctica y sencilla, ahorrando costos y tiempo”. Estos servicios implican la automatización de procesos mediante la aplicación de tecnologías innovadoras, como la inteligencia artificial. Relataron que, gracias al apoyo de Initium, se presentaron a un instrumento de la ANII llamado “Validación de Idea de Negocio” y actualmente reciben apoyo económico para realizar un estudio de mercado.

Al comenzar este camino, se presentaron a abogados y estudios jurídicos con el fin de conocerlos y entrevistarlos para detectar sus necesidades. Cuando definieron la solución que querían proponerles, Initium les ayudó en varias cosas, entre otras, a refinar el modelo de negocios. Resaltaron que el papel del centro de emprendimientos de la UM fue clave para aplicar a ANII. El actual desarrollo en esta institución llevará seis meses. Más adelante podrían apuntar a mayor financiamiento de ANII o de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), como es el caso de Capital Semilla.

Mathías y Marcos contaron que cursaron la asignatura “Iniciativa Emprendedora”. “Para mí fue un antes y un después”, aseguró el primero. Relataron que, a través de esta materia, conocieron el ecosistema emprendedor uruguayo, historias de emprendedores y emprendimientos, herramientas disponibles en Uruguay para la innovación y a las instituciones del país que apoyan proyectos nuevos. Por otro lado, Javier contó que cursó “Ingeniería Informática”, lo que le permitió “considerar la aplicación de la tecnología en el Derecho y las ventajas y utilidades que puede brindar en el ejercicio de la profesión”, algo indispensable para embarcarse en esta aventura.

Con respecto a esta suma de áreas de conocimiento, aseguraron: “Consideramos que somos un equipo unido y muy complementario y estamos preparados para hacer frente al desafío que implica lanzar un emprendimiento propio”. Indicaron que los estudios de Mathías ayudan a dar “una visión integral de todos los aspectos relacionados a un negocio”. Sumado a esto, Marcos “aporta el enfoque técnico y permite descubrir nuevas soluciones enfocadas a las TICs”. Finalmente, Javier contribuye con sus estudios jurídicos. Y concluyeron: “Entendemos que nuestros conocimientos se complementan en favor del crecimiento de la startup, a la vez que el proyecto nos enfrenta a aprender habilidades de otras ramas”.