06.11.2018 |

“No se puede concebir ninguna actividad empresarial sin tecnología”

Cr. Fernando Oliva brindó una charla sobre el CFO y los desafíos de la transformación digital en la Unidad de Maestrías y Posgrados en Economía de la UM

Las áreas de administración y finanzas, al igual que la mayoría de las áreas de la empresa, se enfrentan actualmente a los desafíos y oportunidades que la tecnología en la Economía 4.0 les plantea. Con base en este contexto el Contador Público Fernando Oliva analizó cómo el Director de Finanzas (CFO) en particular, y los profesionales contables en general, se están volviendo agentes claves en esta transformación digital.

La charla se llevó a cabo el 9 de octubre en la Unidad de Maestrías y Posgrados en Economía de la UM (UMPE). En la siguiente entrevista, Oliva habla sobre algunos de los puntos principales que se discutieron con los participantes.

¿Cuáles son las funciones de un CFO?

En general el CFO cubre diversas funciones de las empresas que, si bien cambian de una a otra, presenta patrones comunes. En Deloitte visualizamos al CFO con cuatro roles principales: operador, custodio de los activos, socio de negocios y catalizador. Estos roles siempre existieron y continuarán existiendo y todos tenemos algo de cada uno, más o menos acentuados y cambiantes en el tiempo. Gracias a la transformación digital, en nuestra visión, el peso de los primeros dos va disminuyendo en cuanto a dedicación, y por el contrario el rol de catalizador y socio de negocios va a ir aumentando.

¿Cuáles son los factores que llevaron a que el CFO sea un agente de cambio en las organizaciones?

Son varios, pero para mí los más importantes son:

Las ventajas económicas que las nuevas tecnologías tienen y el CFO las entiende perfectamente.

Las ventajas en cuanto a rapidez y certeza de la información que el CFO necesita.

La tendencia natural que el CFO tiene para cuestionar paradigmas actuales o pasados, en particular tecnológicos, que lo lleva a impulsar cambios.

Y, por último, el rol de impulsor de la estrategia al retar el pensamiento organizacional actual.

Esta combinación de factores, hace que el CFO cumpla un rol de adoptador rápido de las nuevas tecnologías, que otras áreas curiosamente aún se resisten a incorporar.

¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta un CFO ante la transformación digital?  

Considero que son cinco los principales desafíos: entender la tecnología, definir una visión ambiciosa, elegir la velocidad de los cambios, probar y generar impactos rápidamente. Si bien, esto está vinculado con la necesaria transformación digital de las áreas de finanzas, esto se podría aplicar a toda la empresa.

¿Y las ventajas?

Además de ganar eficiencia y eficacia en el área de finanzas, le da al CFO la oportunidad de focalizarse en ser un real asesor y socio de negocios para las restantes áreas de la compañía, ayudando a cumplir con la estrategia de la empresa.

¿Ya se ha pensado si esas funciones actuales cambiarán en un futuro? ¿Cómo será dentro de unos años?

Por supuesto que los cambios continuarán, veremos áreas de finanzas más concentradas, más especializadas, con equipos mixtos, con intenso uso de la tecnología, pero sobre todo para brindar respuestas y generar valor al negocio usando bien la información. Es un área con muchos desafíos interesantes en el futuro, unos más profundos que otros. Quizás uno de los más desafiantes sea la aplicación de Blockchain a escala masiva en las transacciones y su impacto. Todavía hay muchas interrogantes sobre cómo será la operativa, pero hoy es uno de los aspectos que en pocos años seguramente estén cambiando totalmente las funciones de finanzas.

¿Qué lo motivó a especializarse en este tema?

La posibilidad de aplicar la tecnología en el mundo empresarial en general y de las finanzas en particular para resolver problemas o generar oportunidades. Yo soy de profesión Contador Público, pero el desarrollo profesional me llevó a acercarme al mundo de la tecnología cuando no eran tan cercanos, hoy creo que ya son uno solo y no se puede concebir ninguna actividad empresarial sin tecnología.

Fernando Oliva es Contador Público egresado de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración. Obtuvo su Máster en Dirección y Administración de Empresas IMBAI en el IEEM. Está vinculado a la firma Deloitte desde abril de 1994. Actualmente se desempeña allí como Socio en el Departamento de Consultoría.