01.08.2017 |

Maestría en Harvard, pasantía en Bangladesh

Mientras cursa una maestría en la Universidad de Harvard, el alumni Joaquín Klot realiza una práctica laboral en la sede de Dahka del Comité de Progreso Rural de Bangladesh

“Una selva de cemento con las personas más amables y hospitalarias del planeta”. Así describió Joaquín Klot a Dhaka, la capital de Bangladesh. El alumni de la Licenciatura en Economía y ex Coordinador Académico del London Study Programme de la UM, que actualmente cursa en la Universidad de Harvard un máster en Políticas Públicas y Desarrollo Internacional con una beca Fulbright, se encuentra en Dahka, donde realiza una pasantía laboral en el área de Alianzas y Desarrollo de Programas del Comité de Progreso Rural de Bangladesh (BRAC por sus siglas en inglés)

BRAC es una empresa social presente en diez países y con más de sesenta mil empleados y el mismo número de voluntarios. El trabajo de Joaquín consiste en mantener el nexo y promover alianzas de financiamiento, y otras no económicas, entre agencias de cooperación y los departamentos de BRAC: educación, defensa de los derechos de la mujer, salud, microfinanzas, investigación, migración, gestión de desastres, cambio climático, vivienda, entre otros.

“Estoy teniendo una experiencia súper interesante, un aprendizaje tremendo”, contó el alumni UM. Sobre esto, se refirió al conocimiento del islam y la cultura bengalí, a vivir en la ciudad más densa del mundo (la población de Bangladesh es de 170 millones y el país es más pequeño que Uruguay), a tener cuidados extremos de salud por enfermedades como el chikungunya, salir a la calle a tomarse un rickshaw (un vehículo pequeño tirado por un hombre), experimentar el monsón, ver cómo se vive el Ramadán, comprobar cómo “el cambio climático le está cambiando la vida a miles de personas, ya que Bangladesh va camino a quedar hundida”, y conocer “lo duro e inesperado que ha sido el ataque terrorista que sufrió el país el año pasado”.

“Y en medio de todo eso ver cómo operan modelos de empresa social a gran escala, cómo lograr un trabajo de implementación de proyectos sociales que sea efectivo y cómo hace BRAC para sostener un monstruo tan grande de operaciones, autofinanciando su trabajo al 80%”, sostuvo.

“Lo bueno es que todos conocen a Uruguay por el fútbol. No tengo que explicar mucho sobre el país del que vengo, pero no entienden cómo vine a parar acá. Dhaka está ranqueada entre las ciudades menos vivibles del mundo, pero sin duda tiene mucho para enseñarnos”, añadió.