17.05.2017 |

“El cristianismo abarca todos los aspectos de la vida”

Diez estudiantes de la UM recibieron la Confirmación y una alumna hizo la profesión de fe el domingo 14 de mayo

Llena de luz y abarrotada de personas de todas las edades, la iglesia San Ignacio de Loyola, recibió el domingo 14 de mayo a muchos jóvenes y algunos mayores que recibieron ese día el sacramento de la Confirmación. Fueron en total tres grupos: uno de la parroquia San Ignacio, otro de Los Palotinos y, el tercero, de la UM. 

El Cardenal Daniel Sturla, confirmó a los alumnos Valentina Canzobre y Santiago Silva (Comunicación); Ana Paula Montero, Melissa Maresca y Fiorella de Luca (Contador Público); Ianara Rodríguez (Magisterio); Belén Maeso (Ingeniería Civil); Ma. Pía Cejas (Humanidades y Lic. en Traducción); Luisina Etchegaray (Lic. en Traducción); y Antonella Tarde (Economía). Además, se añadió al grupo Jorge Ginel,que ya cuenta con una larga experiencia profesional.

Uno de los momentos más emocionantes de la ceremonia fue la profesión de fe de Florencia Kalemkerian, alumna de Ingeniería Industrial. Florencia fue bautizada, aún bebé, en la Iglesia Apostólica Armenia y, como es tradición en esa iglesia, recibió en ese mismo momento la Confirmación. 

Años después, tomó la decisión de formar parte de la Iglesia Católica y se preparó en la UM. Como ya estaba confirmada, no recibió nuevamente la Confirmación, ya que es un sacramento que se recibe una sola vez en la vida, sino que leyó el Credo —la oración que resume todo lo que cree un católico— para ser incorporada a la Iglesia Católica Romana. Al terminar, toda la iglesia estalló en aplausos. 

Al dirigirse a los confirmandos y a todos los presentes, el arzobispo de Montevideo felicitó en primer lugar a las madres por su día y también a las mujeres que, sin tener hijos, tienen “corazón de madre”. Agregó también que la Iglesia es Madre y que su maternidad se puede encontrar en la figura de la Virgen María. 

Monseñor Sturla explicó a los confirmandos que “la vida cristiana abarca todos los aspectos de la vida humana”. “Ser cristiano es una misión: es un gozo y es al mismo tiempo estar preparado para anunciar a Cristo con pasión, con audacia, con el más grande respeto a todos los demás, pero teniendo la seguridad de que la fe llena de alegría”, afirmó. 

Al finalizar, Valentina Canzobre agradeció, en nombre de todos los que recibieron la Confirmación, a quienes les ayudaron a encontrar a Dios y a prepararse y “a todas las personas que, quizá sin compartir nuestro testimonio de fe, están a nuestro lado y nos acompañan”. “Dios está haciendo todo nuevo, el Espíritu Santo nos transforma y quiere transformar, contando con nosotros, el mundo en que vivimos”, dijo citando al Papa Francisco.