05.05.2017 |

“Potenciar el esfuerzo”

Gonzalo Arrieta, egresado y profesor de la FCEE y alumno del Máster en Economía de la UM, fue admitido para un doctorado en Economía en la Universidad de Stanford

Gonzalo Arrieta comenzó la carrera de Economía en la UM en el 2011. Hoy es alumno del Máster en Economía y profesor de la FCEE. Fue recientemente admitido en la Universidad de Stanford para cursar un doctorado en Economía que tiene como foco preparar a futuros investigadores.

¿Qué expectativas tenés respecto al doctorado? 

En primer lugar, profundizar en áreas de la Economía que ya conozco y trabajar con investigadores de primer nivel que estudian temas novedosos. Además, el doctorado es un ámbito en el que las propias ideas no solo son sumamente bienvenidas, sino que es prácticamente un requerimiento tenerlas y llevarlas adelante una y otra vez. Esto también es algo muy motivante que aumenta las expectativas.

¿Por qué Stanford?

Stanford es una de las mejores universidades del mundo y su departamento de Economía ha crecido mucho en las últimas décadas. Al entrar a la web y recorrer el nombre de los profesores, rápidamente se puede ver que son líderes en su campo: 6 de los últimos 10 ganadores de la medalla John Beates Clark —el equivalente al Nobel para economistas de menos de 40 años— son profesores de la universidad.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

La verdad es que mis planes académicos no van mucho más allá de dar lo mejor de mí en el doctorado. Luego las puertas se van abriendo a medida que uno avanza. Pienso que el plan tiene que ser siempre hacer lo mejor que pueda con las oportunidades que me he creado y con las que se van presentando. En ese sentido, al igual que sentía con la UM, sé que Stanford no va a limitarme de ninguna forma, sino potenciar cualquier esfuerzo que quiera llevar adelante.

Irse al exterior a estudiar es una experiencia que excede lo académico, por lo que también abre perspectivas futuras invaluables en cuanto a mi desarrollo como individuo, el vínculo que pueda cultivar con otros estudiantes y profesores, el convivir inmerso en una cultura diferente… Naturalmente, estas perspectivas desembocan en planes personales de altísimo valor para mí.  

¿Qué consejo le darías a los estudiantes de Economía de la UM, en el camino académico que les espera?

Según mi experiencia, mi principal recomendación sería que aprovechen todo lo que la UM tiene para ofrecer desde el punto de vista académico. Particularmente, los profesores del departamento de Economía siempre estuvieron abiertos a recibirme como estudiante, contestar mis preguntas y ayudarme. Eso es algo de mucho valor para un alumno y no hay que tomarlo por sentado. Esta interacción con los profesores me permitió visualizar la posibilidad de estudiar en el exterior, algo que sin tener a estos docentes como referentes, hubiera sido mucho más difícil. Y esto no solo es válido para seguir estudios de doctorado, sino para otros emprendimientos o iniciativas que puedan tener.

Lo otro que puedo recomendar es elegir un plan a futuro y esforzarse al máximo para lograrlo. Ya sea continuar estudios de posgrado, lanzarse con un emprendimiento propio, o dedicarse a crecer dentro de una empresa: no hay mayor satisfacción que la de  recoger los frutos del propio esfuerzo.